Elección del internado

¿Cómo elijo el mejor internado?


Es muy habitual que una vez se ha tomado la decisión de enviar a un hijo a un internado, los padres se encuentren ante una situación confusa. Los amigos o conocidos pueden expresar informaciones contradictorias acerca de un mismo internado o bien tener una opinión general negativa o positiva de los internados. Estas experiencias personales y opiniones individuales hacen más difícil mantener la objetividad en cuanto al tema y dificultan las decisiones, que a menudo deben tomarse a corto plazo. Es muy importante poder formarse una opinión propia.

Antes de decidirse por un internado, debe hacerse las siguientes preguntas:

En qué país/región se encuentra el internado?
Cuándo es adecuado el traslado a un internado?
Cuál es el internado adecuado?
Está su hijo de acuerdo con ir a un internado?
Cómo decido entre los diferentes internados posibles?
Qué más debo tener en cuenta?


¿En qué país/región se encuentra el internado?

Siempre supone una ventaja que el internado en el mismo país o región, ya que entonces es muy probable que los planes de estudio sean los mismos. En caso de que se incline por un internado en el extranjero, hay que informarse de todo lo referente a las convalidaciones.


¿Cuándo es adecuado el traslado a un internado?

Durante el año escolar es de hecho siempre posible inscribir al niño en un internado. En cualquier caso es siempre mejor que no sea a finales de curso, ya que los plazos de inscripción son distintos según la institución. El mejor momento es al principio del curso escolar o bien justo después del primer semestre.


¿Cuál es el internado adecuado?

Al elegir un internado hay que plantearse, sobre todo, qué tipo de materias o actividades extraescolares deseo que se encuentren al alcance de mi hijo. Además de las materias obligatorias (contenidas en los planes de estudio oficiales), los diversos internados ofrecen una gran variedad de posibilidades: colegio bilingüe, aprendizaje de idiomas (diferentes en cada institución), exámenes oficiales de idiomas, tipos de deportes que se pueden practicar, actividades de ocio o artísticas, apoyo extraescolar, excursiones… Es necesario plantearse previamente cuáles son las preferencias, para luego buscar un internado que cumpla con mis expectativas.


¿Está su hijo de acuerdo con ir a un internado?
La tradicional amenaza del internado como respuesta a un expediente escolar deficiente o bien a actitudes o comportamientos considerados negativos en el seno familiar, ha contribuido a generar una mala imagen de estas instituciones en el niño o adolescente. Por lo general se trata tan sólo de un prejuicio. A pesar de que los padres puedan considerar esta posibilidad simplemente por las ventajas educativas que comporta y no como castigo, los niños y adolescentes lo viven como negativo, ya que temen abandonar un entorno en el que se sienten seguros y que les es absolutamente conocido. Ir a un internado significa cambiar el círculo de amigos y moverse en un entorno completamente nuevo. Por este motivo es conveniente que los padres que se decidan por esta opción, hagan partícipes a sus hijos del proceso de información y elección de internado. Cuando el menor participa en este proceso es más fácil que se sienta interesado y que genere curiosidad e interés por vivir esta experiencia.


¿Cómo decido entre los diferentes internados posibles?

Es recomendable visitar todos los internados que puedan interesarle. A este respecto lo mejor es hacerlo cuando el curso escolar esté empezado, de manera que podamos observar el desarrollo normal de la vida en el internado en cuestión. Es importante que el menor visite también el internado para que tenga la oportunidad de conversar con los internos y hacerles las preguntas que sean importantes para él. Muchos internados ofrecen la posibilidad de permanecer en el internado 2 ó 3 días a modo de prueba. En este caso es aconsejable aprovechar la oportunidad que se ofrece, a fin de conocer realmente el internado por dentro. Muchos menores salen encantados de la experiencia y abandonan sus prejuicios.

La visita al internado nos dará también la oportunidad de entrevistarnos personalmente con la dirección, el personal docente y formadores del centro en general.
Al final de su visita podrá extraer las ventajas e inconvenientes que presenta el internado en cuestión y compararlo con las impresiones que saque de los otros internados.


¿Qué más debo tener en cuenta?
Existen expertos en internados que ofrecen sus servicios para la búsqueda del internado que más se adapte a sus necesidades. En caso de interesarse por esta opción es aconsejable que se informe bien de la experiencia que les avala, calidad de sus servicios y de las tasas de mediación. En cualquier caso, a la hora de decidirse por un internado, debe previamente leer con atención el contrato antes de firmarlo, ya que por lo general se adquiere un largo compromiso financiero. Lea sobre todo la letra pequeña y no deje de consultar a un abogado.
No tome decisiones precipitadas. Acudir a un internado es un paso decisivo para su hijo. Es importante informarse sobre de qué alternativas se dispone si su hijo no consigue adaptarse al internado.